Los robots

Hola, ¿qué tal? Espero todos ustedes se encuentre muy bien. Hoy vengo a escribirles un poco sobre un tema que he traído en la cabeza estos días: los robots.

He estado pensando mucho en todas esas películas que tratan de o contienen convivencia robot-humano en el futuro, tales como «Yo Robot», «Inteligencia artificial», «Wall-e», «Robocop», «Terminator», «Robots», «Transformers», «Los Supersónicos», entre algunas otras. Me parece que hay demasiado material que debería ser analizado detenidamente por expertos en la materia y eso, hacer un llamado de atención, es lo que vamos a intentar todos juntos en esta entrada. Si están de acuerdo respondan «sí, Su Altísima Serenísima mi Lord, estamos de acuerdo».

Bien, empecemos. Creo que no hace falta decir que gran parte de esas producciones relata una historia donde a final de cuentas existe desastre, muerte y destrucción, aunque, por otro lado, en aquellas orientadas a un público infantil más bien la convivencia es, hasta cierto punto, más pacífica (aunque exista la maldad, de cualquier modo). Ustedes se preguntarán, ¿a dónde chingados vamos con esto, Alejandro? Y la verdad es que yo tampoco lo sé, y a pesar de que quisiera saberlo, me parece que todas las historias convergen en el punto de los robots malvados. Y es aquí donde yo le digo a mi madre: «sí, mamá, hay que temerle más a los vivos que a los muertos, pero también hay que tener cuidado con los pinshis robots» (si usted no entiende qué pedo, léase todo mi blog). Re planteo la idea… ¿por qué carajos siempre nos vemos amenazados por una sociedad robótica? Además, ¿dónde quedaron sus modales y su agradecimiento hacia la cultura que los creó? Sería exactamente lo mismo si nosotros invadiéramos el paraíso y lo tomáramos, ¡de una vez por todas! (ay wey, creo que me estoy volviendo robot).

¿No creen ustedes que es demasiada coincidencia que todos los cineastas piensen que cuando convivamos con robots humanoides todo terminará en una clase de apocalípsis? A mí me parece demasiado sospechoso que siempre sea así. ¿Qué saben? ¿Qué no han querido decirnos? ¿Por qué no revelan sus fuentes? ¿Es Alatorre un robot?

Yo sé que siempre vengo aquí a hablarles de mis teorías conspiracionistas, pero alguien tiene que hacer este trabajo, alguien tiene que abrirles los ojos. Dense cuenta, fíjense bien, en películas como Robots ya ni siquiera hay humanos 😦 y es una perra película para niños. ¿Qué pedo? ¿Qué les pasó? Porque bueno, esos robots no se hicieron solos, al menos no de principio. Si alguien lo sabe, por favor contácteme y explíqueme, necesito ayuda; tengo pesadillas en las que estoy en una máquina de café (para colmo otro pinche robot inmóvil) y un ejército de robots comandado por Vladimir Putín comienza la invasión de la ciudad hasta tomarla por completo.

Y bien, amigos, quizá deberíamos comenzar a reconsiderar eso de «no soy un robot» en las páginas web, dado que en mi humilde opinión, eso es discriminación, la cuál nos puede traer consecuencias lamentables en un futuro, y quién sabe, nuestra extinción.

Aprovecho para despedirme y dedicarle esta entrada a Manuel de León, de Facebook, quien me pidió este tema. Antes de partir participe en la siguiente prueba, quiero contabilizar qué tipo de ente me lee más y saber a qué bando me voy. Presione usted el botón correcto según sea su categoría.

Sale bai.

  3 pensamientos en “Los robots

  1. elcieloyelinfierno
    28 de septiembre, 2021 en 12:19 pm

    Muy ilustrativa tu entrada!! Pero deja de joder y si te atreves busca en mi blog una entrada correspondiente al empleo y la robótica. Veras, manito que no es para joder para mucha gente. Un cordial saludo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: